sábado, 24 de noviembre de 2012

Real Madrid: equipo de valores

El fútbol, tal y como lo conocemos hoy en día, surgió en Inglaterra en el siglo XIX. Sin embargo, el mejor equipo de la historia no se encuentra en las Islas Británicas. Se encuentra en España, en Madrid, en la Castellana. 9 Copas de Europa, 2 Copas de la UEFA, 32 Campeonatos de Liga, 18 Copas del Rey o el Trofeo de Mejor Club del siglo XX son algunos de los trofeos conseguidos por el equipo de Concha Espina, el Real Madrid. A todos estos títulos hay que sumarle la impresionante lista de futbolistas que han pasado por el club y que son leyendas de este deporte: Di Stefano, Puskas, Juanito, Michel, Butragueño, Redondo, Ronaldo, Raúl, Casillas... son solo algunos ejemplos de la calidad que ha albergado a lo largo de su historia el cesped del  Estadio Santiago Bernabeu.

El Real Madrid, como institución, siempre ha defendido unos valores que son los que han hecho grande al club. El respeto al rival, el esfuerzo en cada partido, la responsabilidad de llevar la elástica blanca y el amor por el escudo son algunos de estos valores que han llevado al Madrid a ser el mejor club de la historia.  Sin embargo, estos valores de los que el club meregue siempre ha hecho gala se están perdiendo desde la llegada de José Mourinho al club. 

El entrenador de Setúbal cuenta con un palmarés envidiable: Champions, Copas de la UEFA, Ligas o Copas, que sumado al indudable nivel al que rinden todos sus equipos le avalan como uno de los mejores entrenadores hoy en día. Por contra, el portugués es un entrenador díscolo, duro y bastante anárquico en lo que a congeniar con el club se refiere. Sus salidas de tono en las ruedas de prensa, la extremada tensión provocada en los últimos choques con el Barcelona, los constantes desplantes a la cantera blanca, las críticas públicas a los futbolistas enamorados del escudo -Casillas o Sergio Ramos- mientras que el clan portugués sólo recibe elogios o los reproches a la afición del Bernabéu son algunos de estos casos.

Por tanto, el club necesita un lavado de cara. Partiendo del entrenador hasta un cambio bastante drástico en la plantilla. Muchas voces dirán que hoy en día el Real Madrid cuenta con la mejor plantilla de su historia. Y puede que sea verdad, pero esa plantilla no emociona. La mayoría de sus componentes se mueven única y exclusivamente por dinero, no sienten el escudo que llevan en el corazón.

En la temporada 2006/2007 con el italiano Fabio Capello en el banquillo, el Madrid consiguió la Liga más bonita y sufrida que los jóvenes aficionados blancos recordamos con una remontada épica. No contaba el equipo con grandes estrellas, sin embargo, contaba con futbolistas que se dejaban la piel en cada encuentro por esa camiseta. Futbolistas como Raúl, Salgado, Guti, Helguera, Sergio Ramos, Roberto Carlos, Van Nistelrooy, Higuaín, o Miguel Torres representaron el esfuerzo y los valores que un día inculcó Santiago Bernabéu a la institución madridista. Ese modelo es el que hay que imponer hoy día, apostar por la cantera, por la gente que es consciente de la importancia del club más laureado de la historia. Si esto se hace, el Madrid volverá a la senda del triunfo constante, especialmente a nivel europeo, de la que nunca tuvo que salir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada